viernes, 28 de junio de 2013

“Intención” no es “intensión”

Imagen: www.hamacaonline.net
Es importante diferenciar los significados de estas dos palabras, ya que un simple error ortográfico puede ocasionar además problemas de interpretación a la hora de comunicar un mensaje.

Según la Real Academia Española, “intención” es, en su primera acepción:

1. f. Determinación de la voluntad en orden a un fin.

Por otra parte, “intensión” significa:
1. f. intensidad.

Estas palabras son un ejemplo más de “parónimos”, que como se ha apreciado en una entrada anterior, pueden ocasionar dificultades de corrección e interpretación.

Entrada relacionada:
"Coser" o "cocer": confusión entre parónimos

miércoles, 5 de junio de 2013

¿"Afrodescendiente" en lugar de "negro"?

Imagen: www.mides.gub.uy
A partir del pedido de organizaciones sociales uruguayas de eliminar del Diccionario de la Real Academia Española la expresión “trabajar como un negro”, el Ministerio de Educación y Cultura organizó el ciclo “Nombrar con equidad. Lenguaje y corrección política”, con participación de representantes del Gobierno y de instituciones académicas especializadas en el uso de la lengua.

En el encuentro inicial, el jueves 30 de mayo, la conclusión expuesta fue: las palabras son una representación de la realidad, pero no son la realidad a la que refieren. Esta afirmación podría resumir la ponencia de Alma Bolón (reconocida docente especializada en Letras).

La idea, sencilla pero pocas veces tema de análisis, permite reflexionar acerca del hecho de referir a elementos de la realidad mediante el uso de palabras. La convención acerca de qué vocablo utilizar para definir a cada ser vivo, objeto o entidad no es producto de un acuerdo explícito entre los hablantes.

No hubo un momento particular en el que se acordara que a cada cosa se la llamara de una forma. Algunas palabras de nuestra lengua son producto de una evolución de milenios, otras se crearon recientemente; también hay algunas que provienen de otras lenguas.

El idioma español actual incluye términos que se mantuvieron invariables durante siglos y otros que se deformaron por mal pronunciación o por diferentes motivos. Hay también palabras que cambiaron su significado; en todos los casos su uso es producto de procesos históricos y espontáneos.

Tras estas observaciones: Bolón fue más explícita: "las palabras no son la realidad, sino que la representan". También ejemplificó: “el objeto que llamamos cuchillo no tiene vocales, al tiempo que la palabra ‘cuchillo’ no tiene filo”. Parece simple, pero muchas veces se confunde el término que refiere a algo con “ese algo”.

La respuesta de un equipo disertante integrado por profesionales de diferentes áreas fue unánime: la reivindicación debería resolver temas concretos y no pretender la creación de normas lingüísticas, ya que el proceso por el que las palabras fueron aceptadas es ajeno a toda movilización.

Desde este blog se suscribe: si bien es cierto que los diccionarios se pueden actualizar, no es correcto pensar que determinan la expresión de las sociedades, ya que, por el contrario, las expresiones los preceden. Respecto al término “afrodescendiente”, incluso se observó que no debería ser sinónimo de “persona negra”, ya que no todos los originarios de África tienen la tez de ese color.

El ciclo de charlas “Nombrar con equidad. Lenguaje y corrección política” continuará el jueves 6 de junio, en la Biblioteca Nacional a las 18:30 horas. (Más información acerca de la actividad).

Información relacionada:
"Nombrar con equidad. Lenguaje y corrección política"
Equidad de género a la hora de escribir

martes, 4 de junio de 2013

Las locuciones "junto a" y "junto con": sentido y concordancia

La locuciones “junto a” y “junto con” presentan dificultades de orden conceptual y sintáctico, por lo que frecuentemente se aprecian en errores de redacción. Lo primero que se debe recordar es que estas expresiones no representan el mismo significado.

Según la Real Academia Española, "junto a" hace referencia a "cerca de", mientras que "junto con" es la forma recomendada para expresar "en compañía de" o "en colaboración con", por lo tanto, es importante evitar la confusión.

Sentido: Ejemplos del uso correcto de “junto con” y “junto a”:

  • Junto con los integrantes de la comisión, el director dialogó acerca del comercio. Correcto
  • Junto a los integrantes de la comisión, el director dialogó acerca del comercio.     Incorrecto 

Errores de concordancia
Por otra parte,  la concordancia entre el sujeto y el verbo también se presenta en forma errónea en muchos casos. La equivocación más común es presentar el verbo en tercera persona del plural cuando la conjugación correcta es en singular, en casos en que el sujeto es sólo una persona o entidad, independientemente de si está acompañado o en proximidad de otras.

Ejemplos de la concordancia correcta —con verbo en singular—
El ministro, junto con los directores, presentó el plan de obras.       Correcto
El ministro, junto con los funcionarios, presentaron el plan de obra. Incorrecto

El análisis sintáctico permite corroborar que la concordancia es singular:

El ministro,     junto con los directores,           presentó                       el plan de obras.
  Sujeto    adyacente circunstancial   verbo núcleo oracional   objeto directo

Lectura recomendada: