lunes, 11 de febrero de 2013

¿Por qué dudamos entre "fuertísimo" y "fortísimo"?

Foto: Chamatly
La evolución de la lengua española generó tantas innovaciones desde sus inicios a partir del latín, que muchos términos actuales no tienen ninguna similitud con los que se utilizaban para referirse a realidades similares en tiempos de antaño.

A pesar de las diferencias que generaron nuevas lenguas, hay ciertas regularidades que sirven para explicar pronunciaciones comunes en nuestros días. Un ejemplo es la evolución del sonido "o", en sílaba inicial acentuada, hasta la pronunciación actual "ue". Esto explica que "fonte", del latín se haya convertido en "fuente" del español; "forte" en "fuerte" y "morte" en muerte", entre varios términos que experimentaron ese proceso.

Cómo se explica la regularidad
Los hablantes utilizan el sistema de su idioma en forma espontánea y muchas veces ni siquiera reflexionan acerca de los procesos que dieron lugar a las reglas de la formación de palabras. No obstante, conocen esas reglas y realizan analogías en forma más o menos consciente. Así, el uso del sufijo "ísimo" para la formación de superlativos es una práctica habitual. A partir de un adjetivo, agregamos "ísimo", "ísima" o sus variantes plurales y damos la idea de superioridad.

Por ejemplo:

  • "Luis Suárez es un jugador rápido", para expresar una característica del deportista.
  • "Luis Suárez es un jugador rapidísimo", para destacarlo ante otros competidores.
No hay dudas acerca de este procedimiento cuando el adjetivo base es "rápido" u otros que no implican irregularidades, pero la confusión es frecuente ante adjetivos como "fuerte". Veamos los ejemplos:
  • "El disparo de Suárez es fuertísimo".
  • "El disparo de Suárez es fortísimo".

¿Por qué se genera la duda?
Como observamos, los hablantes conocen las reglas de su idioma y las aplican en forma espontánea. En este caso, sin pensar en el procedimiento es habitual elegir por una de las dos formas del superlativo. En Uruguay, la primera forma está mucho más extendida que la segunda. Se agrega "ísimo" a "fuerte" y listo.
Sin embargo, la duda entre las dos formas existe, e incluso la tradición indica que la correcta es "fortísimo", porque en este caso se tomó para crear el superlativo la raíz latina "forte" y no la raíz española "fuerte". En definitiva, "fuertísimo" es una construcción más reciente y "fortísimo" se remonta a los tiempos del latín.

¿Cuál es la opción correcta?
A partir de la idea de que los diccionarios constatan los usos más frecuentes entre los hablantes y no se limitan a establecer las formas correctas, es posible afirmar que ambas expresiones son correctas. Es más, si se trata de considerar la forma más fácilmente entendida por el lector, en Uruguay no hay dudas de que es más recomendable utilizar "fuertísimo". La Real Academia Española aún no incluye esta forma entre sus definiciones, no obstante el Diccionario Panhispánico de Dudas reconoce la validez de ambas formas.

Vínculos recomendados:
"Fuertemente" y "fuerte" inncesarios

12 comentarios:

  1. Muy interesante, Martín, gracias por la reflexión.
    Un abrazo 'bloguero'.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También valoro muchos tus observaciones. Deje una consulta en tu última entrada, a ver qué opinión te merece un ejemplo de preposición más infinitivo. Otro saludo "bloguero", María del Pilar.

      Eliminar
    2. Martín, felicitaciones por tu excelente trabajo!...cuando era chica, solo tenía permitido decir bonísimo, fortísimo... lo demás era inculto... pero no hay dudas que a la lengua la hace la práctica del hablante. Saludos

      Eliminar
    3. ¡Gracias Teresita! Es interesante también ver cómo se permiten mayores libertades de expresión,claro que la normativa era muy respetada y ahora no tanto.

      Saludos cordiales, seguimos en contacto.

      Eliminar
    4. La Academia Real Es. sI acepta e incluye los dos tErminos, al contrario de lo que dice el artIculo de mAs arriba, DLE:

      fuerte

      Del lat. fortis.

      Sup. irreg. fortísimo1; reg. fuertísimo.

      Uno no encuentra conjugaciones verbales en el diccionario, no quiere decir que no existan! En internet salen en azul los infinitivos y si se hace un "click" sobre el verbo aparecen las conjugaciones!

      Eliminar
    5. Es cierto, enmendaré ese detalle. Muchas gracias por tu aporte. Igualmente, si bien la RAE incluye "fortísimo" y "fuertísimo" cuando uno busca "fuerte", si directamente ingresa en el campo de palabras la palabra "fuertísimo", no aparece definición. No así, si ingresamos "fortísimo", por lo que se evidencia que prefiere la segunda.

      Saludos cordiales.

      Eliminar
  2. Ojalá muchas personas leyeran tus acertadas entradas para evitar errores tan lamentables a veces.
    Desde Lima, un abrazo fortísimo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Muchas gracias por comentar! Es un gusto saber que estamos en contacto, compañera.

    ResponderEliminar
  4. He notado que hay un problema con la palabra disconforme, ya que también se utiliza desconforme para referirse a lo mismo. Creo que las dos son correctas por la misma razón que expones en este artículo.
    Como siempre muy buenas acotaciones.

    ResponderEliminar
  5. Cierto, las dos son correctas y aparecen en el diccionario. Seguramente también se deba a la variante en la pronunciación el origen de "disconforme", más reciente. ¡Muchas gracias por comentar, colega! Una vez más has sido generadora de una nueva búsqueda de información.

    ResponderEliminar
  6. hola ¿por qué la construcción rapidísimo es un error?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad la construcción "rapidísimo" no implica errores. Se trata de un superlativo del adjetivo "rápido". En este caso se parte de ese adjetivo y se le agrega el sufijo "ísimo". Es un recurso muy utilizado para crear palabras en español. Así, tenemos por ejemplo: "bueno"-"buenísimo", "bajo-bajísimo", entre muchas otros. Agradezco mucho tu visita. ¡Saludos!

      Eliminar