lunes, 30 de noviembre de 2015

"Feminicidio", mejor que "femicidio"


Tras el último Consejo de Ministros, el prosecretario de Presidencia de la República de Uruguay anunció que el Poder Ejecutivo remitirá un proyecto de ley para tipificar el asesinato de mujeres por razones de género como delito específico. Lo primero que se me ocurrió ante esta noticia es manifestar satisfacción por la iniciativa y expresar el deseo de que represente éxito en la imprescindible lucha por los derechos y la igualdad en nuestra sociedad. Al margen de la opinión como ciudadano, de regreso al plano de la revisión de textos, la duda no se hizo esperar. ¿El término correcto es “feminicidio” o “femicidio”?

En la redacción tuvo lugar la polémica sobre cuál término utilizar, entonces se practicó el ejercicio esperable

En este caso, según la Real Academia Española el término correcto es “feminicidio” y la definición: “Asesinato de una mujer por razón de su sexo”. El vocablo “femicidio”, en cambio, no aparece en el mencionado registro de palabras y definiciones, ya que es considerado un calco del inglés.

Ante la curiosidad respecto a la duda lingüística, en Internet se puede encontrar toda la magnitud de la discusión, con argumentos variados, pero no siempre contradictorios, de organizaciones feministas, especialistas del área jurídica y defensores de los derechos humanos.

Una opinión calificada, tal vez la más propicia en este caso, fue emitida por la antropóloga y política mexicana Marcela Lagarde, quien acuñó e introdujo el feminicidio como delito en el Código Penal y la Ley General de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, vigente en México desde 2007.

Según cita Diana Cariboni en un muy interesante artículo (adjunto), dice la versión española del último glosario de género de la agencia de noticias IPS:

“Se trata del asesinato de la mujer en razón de su género, por odio hacia las mujeres, por rechazo a su autonomía y su valor como persona o por razones de demostración de poder machista o sexista. El feminicidio incluye una connotación de genocidio contra las mujeres. Por esta razón se prefiere “feminicidio” a “femicidio”, un término que hace referencia a todos los homicidios que tienen como víctima a una mujer, sin implicar una causa de género”. A la versión que debe ser referencia para todo redactor en idioma español, en este caso se suma una opinión calificada del ámbito político y jurídico. Desde este blog, la recomendación es optar por el término “feminicidio”, entonces doblemente avalado. En caso de que la legislación del país en cuestión tipifique el delito como “femicidio” será posible omitir la expresión aprobada por la Real Academia Española, ya que la realidad del país superaría el alcance de los diccionarios.

No obstante, mientras no se legisle mediante la utilización del mencionado término, lo más adecuado es mantener la palabra reconocida. Y, en todo caso, adherirse a las campañas de concientización sobre la triste problemática que representa el feminicidio.
(lamentablemente no siempre concretado) de revisar el diccionario.

Lectura recomendada:
¿Femicidio, feminicidio? El genocidio necesita un nombre en América Latina 
Femincidio es el asesinato de mujeres por razón de su sexo (Fundéu) Femicidio, feminicidio (Universidad Francisco Marroquín, Guatemala)
Femicidio entra en la RAE (RFI)


En este blog:
Equidad de género a la hora de escribir
"Lideresa", un término correcto para reconocer a las mujeres líderes
"Primera" y "tercera", no "primer" y "tercer"

jueves, 12 de noviembre de 2015

"Medio ambiente", mejor que "medioambiente" aunque las dos formas son aceptadas


Foto: Portal villacero
Desde este blog, en general se fomenta acatar las sugerencias de la Real Academia Española en la mayoría de los casos en que se puedan generar dudas acerca de una expresión. No obstante, siempre es importante mantener la unidad de criterios a la hora de llamar a alguna entidad de una forma determinada. Es por esto que, pese a que la recomendación académica es que la expresión “medio ambiente” se puede escribir “medioambiente”, hay motivos para mantener esta locución con dos palabras separadas.

El motivo fundamental es que las palabras que forman esta expresión son dos sustantivos que perfectamente podrían funcionar separados. Veamos un ejemplo en un portal de noticias:

A) “Estados Unidos acumula el 40 % de la deuda climática mundial por los daños causados al medio ambiente”.

B) “Estados Unidos acumula el 40 % de la deuda climática mundial por los daños causados al medio”.

C) “Estados Unidos acumula el 40 % de la deuda climática mundial por los daños causados al ambiente”.

Si “medio”, con la acepción “espacio físico en que se desarrolla un fenómeno determinado”, y “ambiente”, con el significado de “aire o atmósfera de un lugar”, pueden ser utilizados por separado para comunicar una idea muy similar, ¿por qué fusionarlos en una sola palabra?

Hay muchos ejemplos de términos que se fusionaron para dar lugar a un nuevo vocablo, como “autopista” o “casaquinta”, “radiografía”, sin embargo, en ninguno de estos casos se podría haber utilizado cada una de las palabras que los conforman en forma independiente.

Por otra parte, no siempre las palabras que funcionan unidas se unieron en una sola. Así, también tenemos “coche bomba”, “coche escuela”, “casa cuna”. Entonces, ¿por qué la necesidad de unirlos siempre?

Además, en el caso de “medio ambiente” existe otro problema: las instituciones creadas antes de esta moda de “pegar” morfemas base presentan la expresión “medio ambiente”, por ejemplo, existe en Uruguay un "Ministerio de Medio Ambiente", no así un "Ministerio de Medioambiente". La forma con palabras unidas implicaría que nos refiriéramos a una misma entidad con dos formulaciones diferentes; de las cuales la segunda sería errónea. En fin, nada nuevo se aportaría al significado y no sería posible mantener la coherencia si se empleara esta forma.

Por tanto, recomendamos mantener las dos palabritas de “medio ambiente", con la posibilidad de cambiar para no ser reiterativos y a veces referirnos al “medio” o al “ambiente” por separado.

Lecturas recomendadas:
 Cuándo unir el prefijo "ex" con la palabra posterior
¿Es preferible "exrecluso" o "ex recluso de Guantánamo?
"Videovigilancia", no "video vigilancia"
Prefijos y sufijos
Blog de Gramática: Los afijos: prefijos, afijos e infijos
"Subsecretario", no "sub secretario"