viernes, 24 de noviembre de 2017

Artículo desdoblado "los y las" es innecesario delante de "adolescentes"

Imagen: 123RF
Muchas palabras finalizadas en ente, como adolescente o presidente no designan en exclusividad al género masculino, sino que incluyen en su referencia a personas de sexo masculino o el femenino. Por este motivo, expresiones como la que sigue son suficientes (no suficientas) para designar a varones y mujeres:
  • Los estudiantes son adolescentes (no los y las estudiantes).
El interés por evidenciar la referencia a mujeres solo es conveniente en la escritura si no se atenta contra las posibilidades de que un texto sea leído y comprendido. Basta un ejemplo para apreciar las dificultades que ocasiona el desdoblamiento de género:
  • La coordinadora de sindicatos de entes públicos pidió al presidente defender la ley de cincuentones y cincuentonas. "Quisiera solicitar se cumpla con la palabra dada a los trabajadores y trabajadoras de crear una ley para solucionar el tema de los las mal llamados y llamadas cincuentones y cincuentonas. Perjudica a los trabajadores y a las trabajadoras..."
    (El Observador. La versión original fue modificada para este ejemplo)
A continuación, el mismo párrafo sin aplicar esa práctica:
  • La coordinadora de sindicatos de entes públicos pidió al presidente defender la ley de cincuentones. "Quisiera solicitar se cumpla con la palabra dada a los trabajadores de crear una ley para solucionar el tema de los mal llamados cincuentones. Perjudica a los trabajadores ..."
Solo en ese breve fragmento ya se incrementó en un renglón el mensaje. Recordemos que un principio a favor de la claridad de la escritura es utilizar la menor cantidad posible de palabras.

Además, la dificultad de comprensión se evidencia en un enunciado como el siguiente:
  • "1.500 niños y niñas participaron en el programa piloto"
    (¿El total es de 1.500 o hay 1.500 de cada sexo?).
Diferente es la situación cuando una palabra en particular designa a una mujer y se pretende hacer énfasis en su género. Así, sí se puede esbribir presidenta para enfatizar la condición de mujer de quien ocupe ese cargo. Gramaticalmente es tan correcto el sustantivo en masculino como el femenino y la selección del segundo no afecta las posibilidades de comprensión, por lo que se puede elegir la versión en femenino sin problemas si es de interés ese énfasis.
  • La nueva presidente (en este caso sí, se puede expresar presidenta).
Para evitar problemas como los mencionados, es recomendable especificar el género solo en los casos en que el genérico no abarque todas las posibilidades. En síntesis, si una institución o persona invierte en publicar información, su texto solo será efectivo en caso de que quien lo lea no lo abandone antes de comprender las ideas principales, algo no muy probable si se desdoblan artículos, adjetivos y sustantivos. La misma idea se aplica a otras prácticas como el uso de símbolos no lingüísticos (arroba, o x en lugar de las letras o y a, por ejemplo)

Entrevista recomendada:

Lenguaje inclusivo: "Prima lo ideológico por encima de la comunicación"


Lectura recomendada:

 Equidad de género a la hora de escribir
Ejemplos de concordancia de género entre sustantivos y adjetivos ¿A qué denominamos género gramatical?

Vínculos acerca de lenguaje nosexista:

4 comentarios:

  1. Yo estoy en contra de ese lenguaje inclusivo. Me parece que al final, termina siendo muy excluyente, por no decir que lo veo como una huachafería suprema. El colmo es que he visto: "los jóvenes y jóvenas". Más allá del despropósito de la inclusión, dicen "los niños y niñas viajan seguros". ¿Las niñas no viajan seguras? Felizmente, los verbos no tienen género.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Gabriela: Me parece muy interesante tu aporte. Sin dudas, las valoraciones que haces son muy gráficas.

      Saludos cordiales.

      Eliminar