martes, 17 de enero de 2017

Importancia de la precisión en nombres institucionales


El nombre de una institución puede ser motivo de errores siempre que no se corrobore su exactitud. Un ejemplo frecuente en Uruguay por estos días se encuentra en las notas referidas a la Base Científica Antártica Artigas; así se llama, aunque el redactor se vea tentado a agregar la palabra José antes de ese apellido tan especial entre nosotros.

Si usted aún duda, puede corroborar en el portal web del Instituto Antártico Uruguayo, allí es posible encontrar la denominación oficial:

  • Base Científica Antártica Artigas. Correcto.
  • Base Científica Antártica José Artigas. Incorrecto

No siempre el sentido común es efectivo, ya que los nombres son, justamente, una arbitrariedad. En el caso mencionado, la base no incluye el nombre del prócer, aunque es evidente que la intención fue homenajearlo.

Otro ejemplo: Patronato del Psicópata.
Hay quienes dicen que parece de una película de terror, sin embargo ese es el nombre de una entidad. No Patronato del Discapacitado Mental o algo así.

Guste o no, siempre es conveniente corroborar el nombre, ya que el sentido común y las modalidades expresivas nos podrían jugar una mala pasada

Lectura recomendada:

Los nombres de programas comienzan con mayúscula

Mayúsculas en nombres de pueblos y ciudades

Patronato del Psicópata (explicación)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada