martes, 10 de enero de 2017

Solo un tilde que genera polémicas


Imagen: https://vimeo.com/soloskatemag
Una de las normas de la Real Academia Española (RAE) más resistidas por parte de quienes escriben en nuestro idioma es la que indica que es innecesario utilizar tilde en la palabra solo.



El problema ya había sido identificado en 1952, tal como consigna el catedrático Salvador Gutiérrez Ordóñez (ver nota). Según recordó, en las publicaciones de la RAE no se tilda la palabra solo desde entonces, sin embargo, durante muchos años fue considerado correcto diferenciar los usos posibles de esta expresión con el mencionado recurso gráfico.

Este término en algunos casos se refiere a la condición de soledad (entonces solo es adjetivo) y en otros a que una acción se desarrollaba de manera exclusiva (en este uso, solo es adverbio). Para evitar confusiones, era posible acentuar la palabra cuando se trataba de adverbio. Eran casos de tildes diacríticos.

Ejemplos que antes se consideraban correctos:
  • Solo, sé que no sé nada. (Aquí solo es un adjetivo: Estoy solo y sé que no sé nada).
  • Sólo sé que no sé nada. (Aquí solo es un adverbio: Solamente sé que no sé nada).

  • El juez solo vio el penal. (Aquí solo es un adjetivo: Nadie más que el juez vio el penal).
  • El juez sólo vio el penal. (Aquí solo es un adverbio: El juez vio solamente el penal, nada más).
Desde la publicación de la Ortografía de la lengua española de 2010, ese tilde es considerado innecesario por parte de la Academia, lo que lo vuelve incorrecto si se pretende escribir de acuerdo con las normas. El argumento es que esta palabra, grave por su acentuación y terminada en vocal, se debe regir por las normas que corresponden a los vocablos de sus características, es decir, sin tilde. La Academia sostiene que no corresponde el tilde diacrítico, que siempre diferencia palabras tónicas de átonas, debido a que en este caso tanto solo como sólo son palabras tónicas. Esta última precisión resulta de difícil reconocimiento para los hablantes, ya que nadie se detiene espontáneamente a pensar si una palabra es tónica o átona. Al margen, está claro que la ambigüedad se puede evitar si se redacta de manera  precisa. El contexto siempre sirve para aclarar.
 
En los ejemplos anteriores (inventados para la ocasión), un simple enunciado y algún signo de puntuación son suficientes para aclarar.

Ejemplos anteriores con algo de contexto en vez del tilde:

  1. Acompañado, sé muchas cosas, solo, sé que no sé nada.
  2. Todo es confusión. Solo sé que no sé nada.
  3. Miles de protestas. El juez solo vio el penal.
  4. La única decisión. El juez solo vio el penal.
¿Verdad que es posible identificar en cada ejemplo si se trata de adverbio o adjetivo?
Veamos:
  1. Adjetivo.
  2. Adverbio.
  3. Adjetivo.
  4. Adverbio.
Claramente, es posible evitar las ambigüedades con una redacción adecuada. Entonces ¿es necesario depender de un tilde? ¿No caemos en la arbitrariedad al utilizarlo si se puede evitar? Algunos medios han decidido mantener el uso de tildes en estos casos. No obstante, padecen un problema adicional, ya que no siempre resuelven bien cuándo es correcto su uso.

Ejemplo de un error por acentuar solo:
  • Crean instrumento para tocar y componer sólo con la mirada (El Espectador)
¿Por qué el tilde? La regla anterior indicaba su uso en casos de ambigüedad, pero este no es un caso que deje lugar a dudas. El título expresa que el instrumento permite tocar y componer solamente con la mirada, no que una persona sola será quien efectúe la composición.

Tanto en los ejemplos anteriores como en este, queda claro que cumplir la norma y evitar el tilde minimiza las posibilidades de cometer un error, por lo tanto, desde este blog se sugiere respetar la recomendación de la Real Academia Española.

Lecturas recomendadas:El adverbio solo y los pronombres, sin tilde (RAE)
La tilde que enfrenta a la RAE con los editores (ABC.es)

Solo con tilde o sin tilde (Blog de lengua)

Entradas relacionadas en este blog:
Recomendaciones acerca del uso del tilde
Confusión entre de y
Diferencia entre y se
Te, te y tés

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada