lunes, 15 de abril de 2013

"Interpelación a alguien" es diferente a "interpelación de alguien"

Las interpelaciones a integrantes del Poder Ejecutivo se han vuelto un recurso cada vez más utilizado en Uruguay. En su difusión hay un error que se reitera con frecuencia, especialmente a la hora de utilizar preposiciones.

El efecto indeseado es que se exprese que la interpelación es “de” una persona que ejerce autoridad (cuestionamiento efectuado por ella , se entendería) cuando justamente el acontecimiento que se quiere comunicar es que se interpela “a” esa persona.

Ejemplos:
Es muy frecuente escribir, en forma inapropiada:
 “La interpelación del ministro…”.

La forma indicada es:  “La interpelación al ministro…”

Nadie duda quién interpela a quién si expresamos:  “La oposición interpela al ministro” o  “realiza una interpelación al ministro”.

Sin embargo, la incorrección sería evidente si expresáramos: *“La oposición interpela del ministro”. 

El ejemplo anterior magnifica el mal uso de la preposición para dar idea de la importancia que tiene emplearla en forma correcta. Como apreciamos, no hay un error en la construcción pero sí ambigüedad si redactamos:  “La interpelación del ministro…”. 


Como siempre, una definición del significado ayuda a razonar
Para explicitar más, veamos la definición de “interpelar” e “interpelación”, según la Real Academia Española:

Interpelar:
  • 1. tr. Implorar el auxilio de alguien o recurrir a él solicitando su amparo y protección.
  • 2. tr. Requerir, compeler o simplemente preguntar a alguien para que dé explicaciones o descargos sobre un hecho cualquiera.
  • 3. tr. Dicho de un diputado o de un senador: En el régimen parlamentario, usar la palabra para iniciar o plantear al Gobierno, y a veces a la mesa, una discusión amplia ajena a los proyectos de ley y a las proposiciones, aunque no siempre tienda a obtener explicaciones o descargos de los ministros.
Interpelación: (Del lat. interpellatĭo, -ōnis).
  • 1. f. Acción y efecto de interpelar.
Conclusión:
Al utilizar el verbo “interpelar” se lo puede comprender como sinónimo de “cuestionar”, “preguntar” o “inquirir”. El recurso conocido como "interpelación" denota acciones de cuestionamiento “a alguien”, por lo tanto es necesario mantener el uso de la preposición “a” tras el verbo “interpelar” o el sustantivo “interpelación”. Esta recomendación es válida cuando se pretende focalizar en la persona interpelada, como ocurre en la mayoría de los casos. De lo contrario es probable cometer ambigüedades.

Ejemplo: "Interpelación al ministro Lorenzo" y no "interpelación del ministro Lorenzo", si lo que queremos decir es que el jerarca en cuestión será sometido a interpelación.

Más información acerca de preposiciones en este blog:

4 comentarios:

  1. Nunca había oído ese mal uso, y eso que en el Perú abundan las interpelaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que en todos los países de nuestra región está de moda interpelar. Te envío un enlace con el ejemplo en cuestión:

      http://historico.elpais.com.uy/130207/ultmo-694132/ultimomomento/amado-recibe-preguntas-para-interpelacion-de-bonomi/

      Saludos y gracias, como siempre, por ser tan amable.

      Eliminar
  2. permiso, una consulta...Interpelar y Llamado a sala, es lo mismo??

    ResponderEliminar
  3. Estimado:
    Muchas gracias por comunicarte. La respuesta es como lo planteaste: "Interpelar" es equivalente a "llamado a sala".
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar