lunes, 23 de enero de 2012

La oración como unidad

Foto: Blogdiversocialenguapoli
Nuestra herramienta fundamental a la hora de redactar es el buen uso de las oraciones: por intermedio de ellas podemos atraer a alguien a la lectura de todo el texto o alejarlo definitivamente de nuestro trabajo.

En consideración de la propuesta teórica de Emilio Alarcos (Gramática de la lengua española. Espasa. Madrid, 2003) concebiremos a la oración como:

"Una unidad de sentido concreto en una situación de comunicación determinada, con una curva de entonación y un verbo como núcleo de la estructura".

Ejemplo de oración "anti-lectura"

"Un texto con oraciones largas, difíciles de entender, aburridas, complejas, que implican más de una lectura para captar el mensaje principal y más de una para entender las ideas secundarias y que además nos obliga a la utilización de un diccionario para comprender términos difíciles, en definitiva una oración como esta en la que utilizamos muchas más palabras de las que necesitábamos para presentar la información que habíamos considerado importante es una verdadera demostración de que podemos ahuyentar hasta al lector más interesado en nuestro tema". (¡Ahora el lector podrá respirar!).

El mismo mensaje se podría sintetizar así: 
Escribir oraciones breves y sencillas asegurará mayor difusión de nuestros contenidos.

En resumen, cuanto más corta sea nuestra oración, más sencillo será comprenderla. Cuánto más variada la sintaxis, más agradable la lectura. 

Diferentes grados de legibilidad
Veamos cuál de estos textos extraídos de Daniel Cassanny (La cocina de la escritura. Editorial Anagrama, Barcelona, 1995) es más legible:

Número 1
Los expertos en ganadería se oponen a la exportación de estos animales por varios motivos, que van desde la falta de garantías sanitarias de los países compradores (quienes no han podido aportar ningún documento, de valor internacional, sobre la cuestión), al aumento de la demanda de estas carnes en nuestro país, y también a la falta de una explicación satisfactoria sobre cómo se realizaría el transporte, el almacenamiento y la conservación de la mercadería.

Número 2
Los expertos en ganadería se oponen a la exportación de estos animales por varios motivos. En primer lugar, los países compradores no han podido aportar garantías sanitarias, con documentación de valor internacional. También la demanda de estas carnes ha crecido en nuestro país. Y finalmente no se ha explicado de forma satisfactoria cómo se realizaría el transporte, el almacenamiento y la conservación de la mercadería.

Número 3
Los expertos en ganadería se oponen a la exportación de estos animales. Hay varios motivos en contra. Los países compradores no han aportado garantías sanitarias. No han podido aportar ningún documento de valor internacional. La demanda de estas carnes ha crecido en nuestro país. Tampoco se ha explicado de forma satisfactoria como se realizaría el transporte, el almacenamiento y la conservación de la mercadería.

Extensión y sintaxis
Tal como vimos en nuestro primer ejemplo, las oraciones largas no son recomendables, sin embargo tampoco es bueno redactar una especie de telegrama, solamente con oraciones cortas, porque eso también dificultaría la lectura.

La solución ideal es alternar oraciones largas con oraciones cortas, la mayoría con el esquema sintáctico básico: sujeto, verbo, complementos (por ejemplo: el periodista escribe la nota) y algunas con otro orden sintáctico (la nota es escrita por el periodista). También es importante mantener una continuidad que permita desarrollar el mensaje y utilizar conectores entre las oraciones.


Oraciones simples, comprensión simple
Otro factor que debemos considerar es que las oraciones simples (que tienen un solo verbo que funciona como núcleo) son mucho más sencillas que las complejas (o compuestas según el marco teórico, que tienen más de un verbo, de los cuales uno funciona como núcleo). Esto no quiere decir que no se deba formular oraciones complejas, pero su abuso atenta contra la comprensión.

Más sugerencias sobre la extensión:

§         Reformula las oraciones largas
§         Elimina los incisos irrelevantes.
§         Coloca la información más importante en primer lugar.
§         Evita verbos en perífrasis y gerundio.
§         ¡No tengas pereza en revisar las oraciones! Generalmente en la revisión se aprecian detalles que mejoran la calidad del texto final.

Lecturas recomendadas:
Alarcos Emilio, Gramática de la lengua española. Espasa. Madrid, 2003
Cassany Daneil, La cocina de la escritura. Editorial Anagrama, Barcelona, 1995.

Vínculos relacionados acerca de oración:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada